Los prebióticos en la leche infantil: Nutriben Natal

bebe_prebioticos

Hoy en día, cada vez más marcas de nutrición especializadas en la alimentación de los bebés tratan de elaborar fórmulas para las leches infantiles más innovadoras para que los recién nacidos se desarrollen sin ningún tipo de carencia.

Una de las últimas innovaciones en este campo es incluir en las composiciones de las leches infantiles elementos que ayuden a proteger y fortalecer el organismo de los más pequeños, como por ejemplo los prebióticos.

Por mucho que se parezcan los términos, no debemos confundir los probióticos con los prebióticos. Para entendernos mejor, digamos que los prebióticos son sustancias que sirven de alimento a los probióticos para que estos puedan desarrollarse y formar la microflora intestinal.

Los beneficios de los prebióticos son diversos: mejoran la absorción del calcio, reducen los niveles de lípidos en sangre, aumentan el número de bifidobacterias reduciendo así el riesgo de infección e inflamación producida por agentes patógenos.

Una leche con prebióticos: Nutriben Natal

De entre los prebióticos más comunes encontramos la oligofructosa, la inulina y el oligosacárido. Este último, presente en la leche materna, es uno de los componentes de la nueva formula de Nutriben para sus leches para lactantes: Nutriben Natal.

bote_natal_ok_094254

El oligosacárido tiene varios beneficios para los bebés. Uno de ellos es que mejora el tránsito intestinal gracias a su efecto de fibra dietética, además refuerza el sistema inmunitario del bebé al favorecer el desarrollo de sus defensas naturales. También como habíamos citado en líneas anteriores, los oligosacáridos regulan los niveles de glucosa, lípidos y colesterol en la sangre.

Prebióticos para reforzar el sistema inmunológico

bebe resfriado

Una leche con prebióticos como la Nutriben Natal es recomendable especialmente si ahora con el frío queremos reforzar las defensas de nuestro bebé para no que no coja resfriados.

También los prebióticos en este sentido son buenos para aquellos niños con pocas defensas porque o bien están tomando antibióticos o porque arrastran una infección tras otra, como sucede habitualmente cuando van a la guardería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *