Componentes de los proteoglicanos (II): el proteoglicano

proteoglicano

Los proteoglicanos son lo último en tratamiento antiedad y te preguntarás ¿cuál es su secreto? La respuesta está en su composición elaborada por los expertos farmacéuticos Martiderm. Si en otra de nuestras entradas del blog os hablábamos de la Vitamina C, uno de los componentes de las ampollas de proteoglicanos, hoy os presentaremos al otro elemento de esta fórmula, el mismo que le da nombre: el proteoglicano. 

Definir proteoglicano puede resultar un poco complejo, pero lo resumiremos para comenzar diciendo que es un término químico que hace referencia a su estructura. De una forma más técnica diríamos que los proteoglicanos son macromoléculas formadas por una proteína central a lo largo de la cual se asocian numerosas moléculas de glicosaminoglicanos sulfatados. ¡Toma ya!

Funciones de los proteoglicanos

Para que nos entendamos, los proteoglicanos son unas proteínas presentes en nuestro organismo que ayudan a estimular la regeneración de la piel desde las capas más profundas. Ahí esta la revolución de este tratamiento como método antiedad, puesto que mientras las cremas y otros productos antiaging no llegan a entrar en contacto directo con las capas más profundas de la piel, el proteoglicano reconstruye las células epidérmicas desde dentro, actuando así contra el envejecimiento de la piel desde su origen.

proteoglicano1

La función de los proteoglicanos dependerá de sus moléculas de glicosaminoglicanos, algunas tan conocidas como el ácido hialurónico. Entre ellas favorecen la hidratación de la piel, la elasticidad…Su acción es además esencial en los cartílagos y en las articulaciones como por ejemplo los discos de las rodillas o los que se encuentran entre las vértebras.

En las ampollas de Martiderm, el proteoglicano está en un 3% de la composición. En Saludacia puedes encontrar Proteoglicanos Martiderm en formato de 10 ampollas o en formato de 30 ampollas, además también disponemos de proteoglicanos con FPS15. con los proteoglicanos hacemos que nuestro organismo esté sano por dentro y con las proteínas necesarias que con la edad se van perdiendo. Y eso se nota por fuera, con un aspecto más saludable y ¡más guapas!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *